Vidas para un apocalipsis

 

Sobre el autor:

 

Febrero de 1979, Borja Laita nace en Madrid. En 2001 comienza a escribir sus primeros relatos de terror y fantasía, pero no es hasta 2012 cuando se plantea  su primera novela. En julio de este año autopublica Pandemon, una historia apocalíptica contada en primera persona a modo de diario, que el galardonada con el Primer Premio  de Novela Apocalípcica de la asociación EATER.

 

En esta ocasión, debemos hacer una advertencia antes de comenzar con la reseña de esta obra. Nos gustaría avisaros que debido a la dureza de su narración puede que desde nuestro punto de vista no sea recomendada para todos los públicos.

 

Esta obra la describiría como una ventana a una pesadilla directa al apocalipsis. Como he mencionado antes, no podemos disimular la dureza de la historia en sí misma además de todas las escenas que se describen con todo detalle y que más de una vez nos pondrán la piel de gallina, (consejo: no comáis nada leyendo.) Esto lo podréis comprobar desde la primera página del libro que ya nos deja con la boca abierta y una sensación desoladora desde el minuto uno, y nos prepara a imaginarnos cómo va a ser el resto del libro.

 

Toda esta dureza se convierte tensión.

 

El lector se va a encontrar en diferentes momentos y situaciones con diferentes personajes en lo que va a ver la cruda realidad del ser humano y no va a poder dejar de leer para ver cómo se resuelven cada una de esas escenas.

 

Así que ya os aseguro que el autor va a mantener al lector en completa tensión durante cada hoja hasta el final.

En esta obra, Borja nos enseña una cara oscura de la humanidad, o una cara que aparentemente creemos no tener y que solo sale en ocasiones en la televisión a través de trágicos sucesos de los que nos informan en las noticias.

 

Sin embargo, en esta ocasión parece ser la única cara de la humanidad, el último recurso a nuestra supervivencia, el lobo contra sí mismo. Una humanidad que ha perdido la confianza y debe luchar en un mundo en el que ha desaparecido la esperanza, la confianza y la normalidad.

 

Recomiendo personalmente este libro porque creo que es una narración llena de acción y de emociones contradictorias, es una lucha entre la lógica racional de la supervivencia contra la cada vez más escasa empatía.

 

Es una obra que nos va hacer viajar por la tristeza, la rabia, la ira, nos va a provocar dolor… pero vamos a disfrutar de ella. Porque al igual que en un cine vamos a sentirnos espectadores de una película donde no vamos a poder descansar ni por un momento.

 

Así que buena suerte en vuestra supervivencia.

 

 

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: