Tratado sobre                       las Mujeres-Globo

 

En esta ocasión, Fernando Figueroa Saavedra se esconde bajo el nombre del Profesor Buenaventura Otero Calvo, un reputado geógrafo y biólogo aragonés (y origen argentino) del siglo XIX.

 

Argumento

 

EL profesor Buenaventura (dejemos que el lector decida si es ficticio o no), escribió este tratado sobre las mujeres globo, unos seres tan enigmáticos como en vogue en aquella época.

 

Sobre los personajes

 

El autor no solo nos habla de estos seres maravillosos que son las mujeres globo, sino que además nos ilustra y caracteriza los distintos tipos que hubo.

Particularmente, me declaro enamorada de las Leoncillas, que entre sus virtudes se encuentra la de hacer llegar mensajes de manera que alivia la angustia e incertidumbre de quienes los espera.

 

Tema

 

Como todo tratado, el tema, el argumento y la trama se centra en el objeto de estudio, en este caso, las mujeres globo.

 

Trama

 

Si bien no hay trama, al ser un tratado, el libro está perfectamente estructurado para que el lector avance con soltura por las páginas con el fin de convertirse un experto conocedor de estos seres amables. Al alcanzar el fin del tratado, no solo el lector se convierte en entendido de su historia, sino que además podrá considerarse un erudito sobre la temática al familiarizarse con su morfología, alimentación, costumbres, ritos e incluso su reproducción y muerte.

 

Estilo

 

Este es el segundo libro escrito por Fernando Figueroa que leo, y me ratifico cuando digo que su estilo es realmente único. Diría que consigue refinarlo aún más en su siguiente volumen.

En un tono documentalista, al más puro estilo National Geographic logra que el lector se vea tan envuelto en sus páginas, que podría poner la mano en el fuego afirmando que lo que en ellas se dice es verídico.

Ya en este tratado se atisba ese toque de humor que caracteriza a Fernando Figueroa, pero que sin duda refina en su siguiente obra.

 

Ambientación

 

Al leer este tratado, el autor se sentirá por unos instantes un ávido seguidor de los estudios de grandes exploradores del siglo XIX, sumergiéndole al mismo tiempo en aquella época de claroscuros y tan propicia para los descubrimientos para aquellos europeos anhelantes de aventuras.

 

Opinión Personal

 

En esta ocasión no me ha sorprendido tanto el estilo de Fernando porque ya lo había disfrutado con Mujeres-Globo, Mito o Realidad, volumen que continúa y complementa este tratado. Pero por ello mismo, el autor ha conseguido reafirmarme como seguidora incondicional de sus libros. Una vez que he leído dos de ellos ( y tengo en mente leer un tercero), me atrevo a animar a Fernando a escribir una novela con estos asombrosos personajes. De hecho, toda la documentación e investigación ya está más que trabajada, ¿no?

 

 

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: