La Luna no respondió, de JP Rodríguez Murillo

Reseña de Isabel González Yagüe

 

 

La Luna no respondió  es un libro no apto para mentes vagas. Es una obra que encandilará a las cabezas más inquietas, esas que no se conforman con lo que todo el mundo espera de una novela, que quieren saber antes de leer lo que sucederá en la siguiente página y que JP Rodríguez nos regala dentro de un mundo extraño que quizá no existe.

 

Argumento

 

No desvelaré mucho del argumento, porque creo que gran parte de la gracia de esta historia es encontrarse perdido en un razonamiento aparentemente sin razón, pero lleno de lógica. Algo que a nuestro loco Gato de Cheshire le encanta.

Doce personas perdidas en su interior, que buscan encontrarse en un lugar del que no saben nada, y quizá no lleguen a saberlo.

Todos ellos llegan a su destino en circustancias peculiares, y sin darse cuenta necesitarán los unos de los otros para alcanzar su fin.

 

Sobre los personajes

 

Como la novela completa, ningún personaje pasará por la vida del lector sin llamar su atención. Tal vez sea por lo poco familiares que resultan y a su vez, porque acaban por parecer tan cercanos.

Creo que en este caso es mejor que el propio lector descubra las extravagancias de cada uno de los doce personajes. Pero para ponerle la miel en los labios, adelanto que si alguna vez se encontrase con Pamela, la mujer que colecciona sombreros, se deje abrazar por ella. Porque el tacto de sus manos en la espalda, puede descifrar el alma más recóndita.

 

 

Tema

 

El tema principal de la obra es la búsqueda por parte de cada personaje de su propio destino. Y lo harán en un lugar que ni siquiera tiene nombre.

 

Trama

 

El autor juega a su antojo con la persona que lo lee. Lleva y trae al lector a ese mundo que quizá no exista, le hace creer en personas con perfiles pero sin fondo, le cuenta una versión para después mostrarla del revés, y todo ello con la genialidad del que es capaz de construir aeropuertos en el aire (y aquí dejo el adelanto de otros dos personajes).

 

 

Estilo

 

No había tenido la suerte hasta ahora de leer ningún otro texto de este autor, pero creo que si tengo que catalogarlo lo haría con su propio nombre: Estilo JPesiano.

Es una novela, sí, pero a veces a mí me resulta más cercana a la poesía. Un poema tras otro, que deben beberse a sorbitos, con pausas, sin prisas, como el buen vino.

 

Ambientación

 

El autor ambienta la historia en un mundo al principio increíble y angustioso, donde poco a poco el lector se empieza a sentir más cómodo y del que no quieres moverse al final. Un lugar con una luna embaucadora, lobos que se dejan acariciar, sombreros que flotan en el  aire, y muertes que parecen regalos otorgados por unas manos invisibles (y ya desvelé otro personaje)

 

Opinión Personal

 

La historia, que acongoja y embauca a partes iguales, me ha dejado con ganas de más. Saber más sobre ese extraño mundo que quizá sí exista, más sobre el autor que prefiere mantenerse en el enigma de su arte, y más por todas las novelas que le quedan por escribir. ENHORABUENA.

 

¿Quieres asistir a su presentación el 16 de septiembre en Madrid?

Más información aquí

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: