Dejar de ser, de Carlos Asensio Alonso

BIOGRAFÍA

 

Carlos Asensio Alonso

 

Carlos Asensio Alonso nació en Mallorca en 1986. Es licenciado en Sociología y Ciencias Políticas, poeta y escritor, y director de Marketing en una editorial.

Carlos lleva más de quince años cultivando todo tipo de géneros (poesía, relato, novela, ensayo) y participando en todo tipo de proyectos literarios, entre ellos la reciente antología de poesía española Y lo demás es silencio, vol. II (Chiado, 2016).

 

Dejar de ser, su primer poemario, nació "como una necesidad de extinguirse. De convertirse en una cosa nueva. De crecer y dejar atrás lastres y viejas rutinas del alma". 

 

http://www.carlos-asensio.com

https://twitter.com/carloslasensio

https://www.facebook.com/carlosdejardeser/

https://www.instagram.com/carloslasensio/

 

 

RESEÑA

 

Ya sabéis que no soy muy dada a leer poemarios- no porque no me guste la poesía, sino porque mi tiempo anda últimamente escaso y prefiero centrarme en leer novela-. Sin embargo, Carlos Asensio me invitó a leer su libro y echando un ojo a sus redes sociales y a su web pensé que tenía mucho que aportarme con sus letras (llamadme interesada si queréis).

 

Pues comencé a leer el libro en la sala de espera de un hospital, donde me esperaba una larga mañana. Así que saqué mi libro de la carpeta y la primera grata sorpresa que encontré al abrirlo fue un prólogo que casi me pone en pie en el centro médico aplaudiendo durante diez minutos. Lo firmaba EL Niño de Elche y a pesar del poco ánimo que tenía aquel día–odio las esperas– me incitó a pasar un buen rato con su poesía:

 

"El mejor termómetro cuando se lee poesía es escuchar la popia respiración entre palabra y palabra"

 

Cuando terminé la introducción no pude remediar leerla de nuevo. En ella nos alentaba a ser "supervivientes del desastre", y yo quise sobrevivir en aquella sala de caras largas donde todos parecían quejarse por el retraso.

 

Al prólogo le seguían nueve poemas, o más bien nueve relatos poéticos. ¡Toma! La segunda alegría para mi cuerpo, aquello no eran versos independientes, sino que contaban unidos una historia conmovedora.

 

Y ahí va mi reflexión sobre Dejar de ser (que me perdone Carlos si no doy una, pero todo escritor sabe que una vez que publica su obra, esta será expuesta a mil interpretaciones).

 

El autor, que narra en primera persona, viaja durante las páginas de su libro de atrás hacia delante y de dentro hacia afuera, para acabar en el punto de inicio totalmente renovado. ¿Que qué he dicho? Pues lo explicaré con otras palabras: este es un viaje necesario. El protagonista de los poemas decide liberarse de un pasado que lo atormenta, pero no marchándose sin mirar atrás, sino zambulléndose en él, con todo el dolor que lo provoca y con quien lo provoca. De esta purificación emprende su marcha hacia su futuro, que ya no siente tan a su suerte. Finalmente, reinicia su hitoria reinventándose sobre su propio pasado, enterrando los días que no volverán y mirando con serenidad al mañana.

 

Entre sus poemas, encontré desgarro, esperanza y mucha sensualidad. Lo mejor de esto último es la sutileza con la que el autor despierta los sentidos del que lee. Por cierto, hay que tener maestría para haber logrado trasladarme desde una silla de plástico en una sala con olor a antiséptico a una noche estrellada en la playa con aroma a cuerpos que se lo entregan todo.

 

"Porque ahora, mientras rememoro escenas de una pasión al aire libre, 

comprendo que,

en aquel mítico instante,

ya no era.

 

 

Más de una hora estuve esperando en la sala del hospital. Suficiente para poder llegar al fin de las páginas, no solo porque sea un libro breve, sino porque la técnica y la precisión con las que está escrito dan ligereza a su lectura.

 

Así que si me preguntáis si recomiendo este libro, os diré que sí, y que se lo regaléis a quién más queráis-o deséis-, porque será uno de esos regalos que te harán ganar puntos.

 

Podéis encontrarlo en:

 

Amazon

Casa del Libro

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: