Insomnio agridulce

 

Le recuerdo a él, a sus besos, y a mi hormigueo en la tripa.
Ahora, vivo un insomnio de lágrimas agridulces.
Luego, no sé qué viviré, porque puede que se repita o que cambie.
Lo que sí sé, es que yo si cambiaré.

 

Devoradora de libros.

 

 

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: