Douglas y la Navidad

 

Aquel año la Navidad no acudió a su cita, si, ha leído bien, no acudió a su cita. 

 

Douglas se levantó aquel 24 de diciembre muy entusiasmado, ya que al día siguiente sería Navidad, pero se llevó una decepción gigantesca.

 

Su pueblo no estaba vestido de rojo y adornado con luces, sino que estaba gris, triste. La gente seguía trabajando y no tenían tiempo para adornar las calles y sus casas. Douglas no soportaba ver eso, el adoraba la Navidad, así que se puso manos a la obra.

 

Fue adornando el pueblo y las casas con ayuda de su mejor amiga Amy, y por la tarde noche encendieron las luces para que todo el pueblo se vistiera de rojo y se adornara con luces, como a ellos les gustaba, para hace feliz a todo el pueblo y a ellos.

 

A partir de ese día, Douglas y Amy adornaron todos los 24 de diciembre su pequeño pueblo, animando así a las demás personas.

 

¡Feliz Navidad y año nuevo a todos!

 

Devoradora de libros.

 

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: