El circo de lo absurdo

 

De Adán nos queda la Nada

pero gracias al ave que nos dejó Eva

podemos retomar el vuelo original.

 

De la serpiente nos queda la manzana

pero gracias a que la curiosidad nunca mata del todo

el gato nos relata las erratas de la vida.

 

Y aún así nos encerramos en jaulas

creyendo que la manzana está podrida

y que el gato es el único ingenuo.

 

Voces impactando contra auriculares roídos

y pantallas dañadas por el peso de las huellas.

La cadena perpetua se vive en el sofá.

 

Beber para creer

y en cuestión de dos chupitos encolamos la sociedad

para que deje de tener tantas goteras de sangre.

 

Pero nos venden cáncer en paquetes de veinte,

ludopatía a domicilio, bingo online

y servicio de alcoholismo a cualquier edad.

 

Psicópatas con corbata y maletín

juegan a ser Dios mientras matan con Satán

a niños soldificados que olían a futuro seco.  

Eva nos devolvió el vuelo original

y aún así nos dejamos amputar la libertad

porque nos da vértigo ser el único grano de arena en dunas de infinito.

 

Presumimos de la verdad cuando nos han cosido la mentira a la razón

pero no olvidemos que si el gato muere, muere sabiendo.

 

Vuele ahora o sobreviva para siempre.

 

 

 

 

Sara Soria

 

 

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: