Una senda se interna en el                     bosque

 

 

Opacidad, degradada, bajo la incidencia de la naciente luminosidad de la mañana, filtrándose entre delicados parasoles, transformados, algunos de ellos, en aguerridas luciérnagas, flameando, en su exploración de nuevos mundos, en la densidad de la hojarasca, un frondoso bosque, en claroscuros tintado.

Sobre la senda, zigzagueante, entre paladines florales, en trazos de sombra y brillo es pavimentada. Un jinete cabalgaba, su montura, con alforjas equipada. Encarando la luz, cegadora, cubre diligente su vista, un sombrero. En dirección contraria, un caminante, hacia su jornal atraído también, sitúa sus pisadas.

La imponente majestuosidad del ejército vegetal, en tierra parece fijarlos, enraizados, en un instante, en la enérgica mañana, eterniza su trasiego.

Sara Bermejo Jiménez
2018, 22 de febrero (Texto).

2018, 21 de febrero (Carboncillo).

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: