Félix

Al paso voy, con mis pezuñas sobre el terreno, suavemente apoyándolas en el verdor de la hierba, cuyos tallos ceden bajo ellas. Mis crines y el pelaje que cubre mi cuerpo se ha ido volviendo sedoso y delicado, debido al cambio de estación, he perdido el abrigo de invierno por otro más liviano. Mis patas se reforzaron con la rudeza del invierno y sus bajas temperaturas, y mi cuerno nacarado está más resistente que un diamante. A pesar de mi pequeñez, en lugar de ser un ponicornio, me siento a veces como un asnillo o borriquito, ciertamente, en la estación polo, es habitual por la abundancia de pelo, el peso de semejante envoltura requiere que ejercite mis alas con constancia para asegurar el movimiento si la brujita me necesita. Según susurra mi nombre, realizo una pausa en lo que esté haciendo en esos momentos, troto mientras localizo un espacio en la era y la campiña para batir mis alas y despegar. La criatura del sombrero, de cuando en cuando, es inoportuna, en ocasiones me pilla degustando unos exquisitos tallos o con los párpados entornados a punto de siestear. No obstante, me desperezo pronto porque el ser que la transporta actúa como un kamikaze entre la inadecuación de la velocidad y los virajes, irrespetuosidad en su circulación la definen. La brujita se lo toma con paciencia, pero se desespera cuando están a punto de chocar. Y me llama, bajito, entre dientes, su voz en un hilo, apenas audible y yo, acudo, volando, y me derrito, cuando me roza las crines, según me comenta donde vamos, a veces incluso brincamos, saltando los algodones, con cuidado, examinando antes si transita alguna cigüeña negra en su migración, o algún pájaro metalizado y ruidoso, de esos que van dejando estela tóxica. Cuando se presenta el arcoíris, le damos la bienvenida, siempre es divertido jugar por sus arcos, y deslizarse en su añil y en su bermellón, toboganes entre esferas de vida, sonreímos al mismo tiempo que las saludamos en su trayecto a la tierra, empapándola.

 

16 de agosto de 2017

Sara Bermejo Jiménez

 

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: