Defensa

 

Una lágrima, perfecta en su manantial, se desliza entre suavidad sinuosa, arrebolada, quebrada por los seísmos de dolores y angustias. El desasosiego de una mujer en los temblores de unas manos, ajadas durante la tortuosa experiencia de sus entrañas, pérdidas, desteñidas y rugosas pieles, otro tiempo de infante robusto y alegre. El veneno constituyó su sangre en la aldea norteña. Desde los fardos, deshidratados, hasta los circuitos destrozados de sus neuronas. Una madre, eterna, logra ponerse en pie, levantándose frente a las barcazas, colmadas de areniscas blanquecinas, avanzando en la marina. Arremete contra las fortalezas navales, desde su pequeñez, se eleva, con la fuerza de su amor, frente a los que han malherido su alma.

 

Sara Bermejo Jiménez,

2018, 20 de marzo

 

 

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: