Una moda

 

Ser víctima mola.

Del sistema, del amor, del otro,

de todo aquello que en verdad

no existe.

 

No me jodas,

mártir.

Aquí andamos todos perdidos

entre dos nadas y

no defiendo la cabeza del tirano

ni al certero desamor

ni a tu incomprendido,

pero sobre todo,

sobre

todo

no te defiendo a ti,

ni me defiendo a mí.

 

Vivo,

persevero,

como Ícaro me lanzo y

estrello, mas soy

pesado como el plomo.

Con cada hostia cambio el molde

y ya estoy listo

-la cara más guapa-

para otro round,

 

Yo fui también víctima.

Llenito y con suaves plumas.

Necesitado

de caricias.

Ahora soy un monstruo:

escamas de lagarto,

moral de gato.

 

Y ando suelto.

 

 

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: