Tú (IV)

 

Fue a medianoche cuando la luna se poso justo encima del boquete en el que estaba metida Alma, un rayo como bajando de lo más alto del firmamento entró directamente en el foso y llenó de luz el habitáculo para la niña, ella vio que nada acechaba su vida pero ese no era el problema y por eso seguía musitando “no, por favor, ahora no”. Y cuando el haz de luz que había entrado se intensifico, apareció allí junto a ella un personaje complejo de describir, tenía piernas peludas pero andaba ergido, su torso denudo era de hombre y a ella no pareció asustarle lo más mínimo su presencia. Se acercó a él y le dijo:

  • Dime Belcebú, ¿he de unirme ya a tus filas?
  • No dulce Alma, tengo otros planes para ti.
  • ¿Y cuáles son esos planes?
  • Deberás vivir una vida en plenitud hasta los 30 y entonces te harás mi sierva en la tierra.
  • ¿En qué consistirá mi trabajo hasta los 30? ¿Y después?
  • Primero desaparecerás de la majestuosa Viena y dejarás de ver al bobo de Tim que espera de ti su primer beso, pero eso lo debes vivir con un hombre adulto a tus 20 años, debes recordar cada paso o cambiando los acontecimientos podrías alterar tu reino.
  • ¿Mi reino?
  • En realidad tus padres poco pudieron contarte de esto pero sí, eres la reina de los infiernos, la esposa de la muerte, mi esposa… pero como bien sé que este siglo iba a ser mucho más ominoso coloqué tu alma en la de un bebe que iba a nacer, así que ahora ocupas el cuerpo de esta niña llamada Alma. Lo que es seguro es que cuando cumplas los 20 deberás dejar la casa paterna y salir a ver mundo, tendremos encuentros nocturnos una vez al mes y solo bajo la luna llena, no me busques… yo te encontraré.
  • No sé que contestar… me siento como plena con toda esa información pero ¿Por qué mi mente no recuerda que llevamos siglos amándonos bajo este hechizo que a ti te convierte en mitad animal y que a mi me hace vagar por cuerpos que no son los míos?
  • Ahora no lo recuerdas pero sólo con la información que te he dado irás recordando, así será como en tus años de pubertad crezcas con una rabia intensa que te hará cometer atrocidades por eso a los 20 te irás sin dar media vuelta, ¿entendido?
  • Sí Belcebú… sabía que verte no era cuestión de suerte, eres mi destino.
  • Y ya verás cuantas más historias te guarda el destino.

 

Continuará...

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: