Mi gatito persa azul

 

 

 

Llevaba el blues en el corazón.

Tenía legañas en los ojillos y un tormento interior…

Era el gato azul del callejón,

De viento en viento,

De escalón en escalón.

Buscaba comida,

Sabía cómo curar su herida.

Fue menos temible cuando encontró una cuadrilla.

¡¡¡Qué pandilla de rockeros, como si fuera una cuatreros!!!

¡¡¡Qué subidón de amor!!!

¡¡¡Qué repentino bajón de amor!!!

¡¡¡Qué dulce resacón!!!

¡¡¡Qué agridulce sensación!!!

¡¡¡No más rock solo un blues del escalón!!!

Era el gato bicolor,

Era un arcoíris azulón,

Era un gato cabezón.

De puerta en puerta,

Sin amor pero con perdón.

Este es mi blues y el gato era yo…

Reme M. Gisbert 19 de enero de 2019

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: