Rosa marchita

 

A través del cristal todo se ve distinto, incluso el aire parece tener otro olor diferente al que se respira aquí.

Un día más, y otro y el tiempo no cesa. La rosa de ayer está marchita junto con el perdón convertido en lágrimas hoy.

De nuevo miedo...el tiempo no se detiene y sólo deseo que llegue la noche para calmar esta agonía que es la incertidumbre de saber qué es lo que pasará.

Llegará otro perdón y otra rosa que acabará marchita junto con mi vida. La idea de que mañana todo cambiará se va esfumando de mi mente, y resurge un sentimiento de querer salir de aquí y gritarle al mundo que existo...pero el pánico se apodera de mí y me frena.

Miles de rosas como cicatrices en mi cuerpo y mi alma llenan mi pesado equipaje, del que quiero deshacerme.

Quizás tenga que luchar contra mí misma, pero es difícil cuando ya no ves tu reflejo en el espejo.

 

 

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: