Vibrato

 

Tengo la emoción contenida

en la misma boca del estómago,

prosaica, llena de palabras,

encogida y aplastada por una ola de melancolía,

sepultada por una montaña de hojas de calendario,

parapetada por inseguridades y miedos.

Tengo la emoción en forma de lágrima

que pende curiosa del borde de uno de mis ojos.

En un apretar de mandíbula

y de dedos arracimados,

en un puño que reflejan ansiosos

el vacío que queda y el frío por la ausencia

que se siente como el agua golpeando

las ventanas durante la tormenta.

Tengo la emoción anestesiada,

instalada en una gama de grises,

viviendo en un otoño perpetúo

de días demasiado cortos

y noches demasiado extensas.

Emoción que se dispara

con el mero pensamiento

del inicio de una melodía

aunque las notas sean para un “vosotros”

en el que mi voz no pinta nada.

Corto las rosas del jardín

arranco los pétalos sobre la tierra seca.

Monocorde viento, rompe el silencio ahora y grita.

 

 

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: