¿Complementarios?

 

 

Una vez conocí a un ser lleno de contrastes.

 

Pasaba gran parte de su vida estudiando la belleza, luchando por sacarla del letargo a través de sus textos y dibujos. Regodeándose de ella, jugando con cada matiz que encontraba en un perfil, en un gesto, en una acción no planificada como si de verdad la necesitara para rehacerse interiormente.

Pero por otro lado al llegar a casa parecía que ese ansia de emoción que ya gastaba fuera le agotara. Decía querer seguir encontrando esa chispa mágica pero lo hacía agarrado a alguien que construía oraciones y congelaba instantáneas de la manera más lineal posible, la palabra “discreción” era su punto de partida y de ahí iba directa a un muestrario de anodinos grises… que se quedaban visibles en todo lo que su dedo tocaba.

Uno era luz, una luz pura y brillante.

El otro la sombra a la que el genio le dedicaba todo lo que su alma meditaba intentando encenderla de cara a los demás de manera mágica… pero sin conseguirlo nunca.

 

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: