Latitudes y confines

 

Déjame que tienda un puente entre nuestras palabras,

déjame que destruya las fronteras equidistantes

que albergan nuestras almas,

esas que nos separan a pesar de ser iguales.

 

Déjame ser tu palabra, tu poesía.

Necesito un nuevo idioma,

muchas de las palabras que recuerdo bellas han muerto.

 

Déjame cambiar tu mundo y el mío,

déjame creer de nuevo.

Es oscuridad esto que nos rodea,

es opresión, egoísmo, vacío.

 

Déjame que sea tu sonrisa a destiempo

si es verdad que eso existe.

 

Déjame que te busque en ese espacio en blanco

en el interlineado de la vida.

Podemos cambiarlo todo,

aunque sea un sólo instante.

 

 

 

María Hortoneda Márquez

 

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: