El subjuntivo errante VIII

 

Apostado tras los horizontes pintados de lluvia,

sobre las aceras del alma desgastada de prisas y

descuidos,

sin mis ojos clandestinos en maneras turbias

libres del hermetismo que maniata el deseo,

palpo las humedades que se representan en nuestro lecho,

nada es ficticio,

y las ansias derramadas en los nichos del gemido,

lo vetusto de los huesos,

las cenizas y los aguaceros,

son rosas con el rocío de la primavera y el momento.

Acuarelas que despintan los inviernos

mientras jugamos con el rocío y la primavera

en la cohesión perfecta del sentimiento.

Tratando de rectificar la conjugación imperfecta de la

[palabra y el verbo.

 

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: