El subjuntivo errante V

 

Mi conciencia sigue limitada,

no alcanza la previsión.

La observo desde el microcosmos de mi tranquilidad y,

aunque me da una imagen perfecta de mi macrocosmos,

mi cerebro no se conforma.

Acércate, voy a decirte algo:

No estar enamorada de mí

significa ignorar tus necesidades.

Así no despiertas, no te afianzas ni te realizas.

Te habla uno de los grandes hombres de la humanidad.

¿Acaso conoces a otro que naciera gato y,

viviendo como un perro,

haya llegado a ser caballo,

burro,

pez

y morir como persona?

Tú me iluminaste.

Junto a la luz que nuestros antepasados

prendieron sobre la loma

descubrimos el vínculo entre nuestras tradiciones

y la magia del presente

hizo que alcanzáramos la plenitud.

Así hoy, que ya sé renacer

sin portales con rocío y primavera,

sin herraduras, rebuznos y burbujas,

sin huellas en las que reconocer a tantas cosas que soy,

ando con estos zapatos que dormirán a la sombra de tus

                                                             [caricias.

 

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: