Huellas cobardes

 

Dejo huellas allá por donde paso.

Huellas de la sangre que llena los rojos charcos que las calles bañan.

Sangre derramada muy lejos de mi casa...

quizás por eso no me duele

y quizás, por eso sigo adelante pisando fuerte,

dejando huellas rojas allá por donde paso.

 

Sangre que no es mía, ni de los que amo

sangre de desconocidos

pero sangre de hijos, padres y hermanos

sangre que nunca debió ser derramada

pero no me duele y sigo pisando

llenando de huellas el suelo por el que ando.

 

Huellas de culpa

de no hacer nada

huellas de indiferencia

huellas de mi pecado.

 

Pero he mirado atrás

he visto el pasado... pisado

marcado por las huellas de sangre que he ido dejando con mi indolente actitud.

 

Soy culpable de no hacer nada

culpable de mirar hacia otro lado

culpable de que no me duela

culpable por justificarlo

como eres culpable tú, por también darle de lado.

 

Huellas de sangre

sangre con las que hacemos caminos

caminos rojos

caminos que guiarán a aquellos que se crecen con nuestra apatía

con nuestro desinterés

con nuestros "aquí nunca pasará".

 

Dejo huellas de vergüenza allá por donde paso.

 

Kiko Téllez de la Poza.

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: