Equilibrio

 

 

Sentimos como un hormigueo sube por nuestra espalda hasta llegar a la parte del cerebro en la que se encuentran escondidas las náuseas y el miedo. Desde allí, tras una explosión y convertidas en onda expansiva, nuestras esperanzas se alejan de nosotros, haciéndoles saber al resto del mundo que ya no son nuestras y que tienen permiso para atacarnos donde más nos duele. No vamos a defendernos. Y ellos, los dueños de la manipulación, sabedores de que hemos perdido ese equilibrio que nos mantenía de pie ante cualquier problema, aprovechan la situación y nos atacan donde más nos duele. En nuestra ignorancia, esa que creíamos, ya, superada.

 

Somos débiles. Somos creyentes desde que el mundo es mundo. Siempre hemos formado parte de una sociedad que se regía por algo que está por encima de nosotros. Ya sea un Dios, un Rey, un amo o un político. Siempre hemos necesitado de esos líderes para guiar nuestros pasos, ya que somos incapaces de darlos por nosotros mismos, e incluso aquellos que se creían independientes en su caminar, alguna vez, se dieron cuenta de que no eran ellos los que decidían. Y hoy, tras milenios de existencia, tras todo tipo de etapas sufridas por el ser humano; tras creer que abolimos la esclavitud y que vivimos en un mundo civilizado, miramos hacia el lugar en el que se encuentra el futuro y vemos que seguimos siendo lo mismo. Serviles fieles de los nuevos dioses, reyes y amos. No queremos creerlo, pero en el fondo lo sabemos.

 

Y aun así, rebuscando en nuestro interior, en nuestra herencia genética, en nuestro instinto de supervivencia, nos levantamos. Volvemos a ponernos en pie por mucho que la gravedad nos pida estar de rodillas, y reclamamos lo que nos pertenece. Porque aquellos que tuvieron amos; aquellos que fueron súbditos o esclavos, también ser revelaron. Porque para saber que uno es débil antes ha tenido que ser fuertes y así poder compararlo. Y ahora que lo sabemos, ahora que ya nos duelen los latigazos, ha llegado la hora.

 

Pongámonos de pie y exijamos. Que ya es hora que el ser humano sea libre de verdad y no partícipe de esta farsa a la que quieren llamar humanidad.

 

Sed libres y actuar como tal.

 

Kiko Tellez.

 

 

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: