El lienzo y yo

 

 

Hoy mi lienzo está en blanco, mi musa se fue a comprar unos zapatos de tacón y con ella se llevó la poca inspiración que me quedaba y el último billete de mi cartera.

He dado mil trazos sin sentido, probé a lápiz, a acuarela, con carbón y hasta con tinta china, que tal como pintaba desaparecía, pidiéndome limón si quería volver a verla.

Lo he mirado durante horas, horas que se me hicieron días, la cabeza ha intentado estallarme en un par de ocasiones pero la soborné con ibuprofeno para qué me dejase intentarlo una vez más.

Lo he acariciado para ver si así de mi se apiadaba. Pero ni en horizontal, ni en vertical ha querido hacer el amor conmigo. No me ha dejado dar un puto trazo en condiciones, era como si el lienzo fuera agua y mi pincel aceite.

Lo he insultado, le he gritado e incluso pedido perdón por si estaba enfadado.  Pero ese maldito lienzo se ha reído de mí, montado en su caballete como si fuera él un experimentado jinete, controlando la situación y dándome pares o nones en cada relincho que le dedicado.

Hoy creo que me has ganado, he tenido las tijeras en la mano apunto de cometer una locura, tu suerte es que eres caro, si no te juro por lo mas sagrado que te hubiera rajado de arriba abajo.

Esperaré que vuelva mi musa con sus zapatos de tacón rojo amor, y con tan solo un beso me volverá invencible, capaz de retal al más cabrón de los lienzos, te daré dos pinceladas que te dejarán boquiabierto, y te rendirás a mi talento, haremos las paces y entonces tomare un café mientras te pinto un cuento…

 

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: