Suelo tener un sueño

 

 

Vivo en un mundo tan increíble y real, que a veces me cuesta despertar y descubrir que solo es eso, un sueño.

 

Mi lugar predilecto de ese mundo es el acantilado. Me gusta sentarme sobre el inclinado tronco de un viejo roble, al que el viento le ha dado forma, y escuchar como el mar y su ejército de olas, le ganan poco a poco, la batalla a la tierra.

 

Subo allí desde el valle en el que vivo. Sigo el camino de cerezos que parte desde casa y continúo junto al arroyo. Suelo pasear por allí a diario. Supongo que lo cree así, porque me relaja el sonido del agua cristalina cuando serpentea entre las piedras. Las erosiona y da forma, buscando su cauce y haciendo río, como yo hago camino, monte arriba, buscando el sol.

 

En otoño todo es diferente. Atardece antes, y la imagen de la puesta de sol crea una bucólica escena digna de un pintor enamorado de su paleta, repleta de ocres, rojos, y dorados con los que crear un cielo difuminado por el que vuelan perfectas siluetas… Pero nunca he visto ese atardecer…

 

Siempre llego tarde y el sol se ha ocultado. Por algún motivo me entretengo en el camino. Siempre encuentro algo que me detiene. Un pez que nada a contracorriente en el arroyo, un ciervo que no se asusta al verme y me observa con la misma atención con la que yo lo observo a él, antes de seguir paciendo la fresca hierba con la que el otoño colorea mi mundo. Siempre ocurre algo que me impide ver ese atardecer. “Mañana quizás, en otro sueño”, me digo antes de darme cuenta del verdadero motivo. No quiero verlo si tengo que hacerlo solo y no estás ahí, para poder verlo contigo.

 

Seguiré soñando con mi mundo. Iré, día a día, sueño a sueño, convirtiéndolo en un lugar con el que también quieras soñar. Y quizás, alguna vez se cumpla mi deseo y podamos subir juntos el camino de cerezos, pasear por la orilla en la que los peces nadan a contracorriente y sentarnos para observar a los ciervos. No importa si no llegamos a tiempo de ver el atardecer, porque siempre nos quedará otro sueño.

 

Te quiero.

 

 

                                                                                                           Kiko Téllez de la Poza

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: