Me excita

 

Cada poro de tu piel,
cada respiración profunda,
cada palpitación incontenida,
cada mirada perdida…me excita.

Cada golpe de tus pechos con mi pecho,
cada abrazo intenso,
cada cabalgada,
cada uña clavada…me excita.

Cada beso que la boca no encuentra,
cada mordisco en el lóbulo de la oreja,
cada sabana en el suelo caída,
cada gemido cuando estas encima…me excita.

Y es que mi sexo necesita de tu sexo.

Y yo,
necesito de tu provocador contoneo,
de tus caricias extremas,
de tu aliento entrecortado,
de tu vocabulario de ex-dama,
de tu fulgor en la cama
de tus muslos empapados,
de tus ojos en mis ojos,
de tu miel en mis labios
y de tu paz en mi alma.

Porque a mí todo eso me excita.

Y me excita el excitarte.
Me enciende y me apasiona.
Activa mis sentidos,
me pide devorarte.
Me atrae hasta tus piernas
y me anima a sonrojarte.

Porque todo lo que a ti refiere,
me vuelve loco al instante.
Pues no tenerte me hiere
y no poder besarte…

…Si no puedo besarte no se vivir,
no sé gozar,
no puedo sentir.
No entiendo por qué el amor sin tus besos se convierte solo en sexo…
…solo en eso.

Pues también me excitan tus abrazos,
tus sonrisas,
tus palabras de amor que por la almohada deslizas.
Esos ratos mudos en los que sin hablar hablamos,
ese futuro que bajo las mantas creamos.
Las peleas de pies fríos que hacen saltar de la cama
y todas esas cosas que hacen los que se aman.

Y es que a mí me excita amarte…
…me excita el desearte.

Kiko Téllez de la Poza

 

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: