La opulencia de esos                           muslos

 

Deambulaba,

erraba entre bares

entre mujeres y hombres solitarios.

El delirio de la incertidumbre

me acompañaba en los banquetes de la indigencia;

las carencias, la miseria y el desconsuelo,

eran mis damas de compañía.

Mientras bebía,

disponía de pequeños sorbos a lo que me quedaba de juicio

hasta que leí un tatuaje inscrito en la opulencia de unos muslos,

 advertí lo que parecía un preludio,

Libertadora del delirio

…quedé extasiado,

pues lo que miré fue de una sugestión indisputable

de esas que obsesionan, perturban y fascinan;

todo aquello que observé era un sortilegio

de la más colosal seducción.

La alquimia de la lujuria y la hechicería de la pasión,

me exigieron,

me impusieron…

me provocaron  tributarle mi deseo.

 

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: