Vendo 4 sillas reclinables y            mesa de terraza

 

Confío en que no leas este anuncio; aunque resulte absurdo, soy incapaz de volver a usarlas, y no puedo tolerar que lo haga nadie más, pues se me antojaría una suerte de profanación. Mudos testigos de tu abandono, su presencia abigarrada en la diminuta terraza, donde apenas caben, me causa un dolor indescriptible, y no puedo evitar evocar tu sonrisa mientras que cenábamos una noche cualquiera de mayo. Prefiero que un desconocido las haga desaparecer, con la esperanza de que su ausencia me libre también de tu recuerdo, que me duele como una muela recién arrancada.

También regalo corazón, seminuevo, por falta de uso.

 

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: