Suprimir lo innecesario

 

 

El niño nace con reflejos que son heredados de nuestros antepasados, como el plantar o de Babinski, por el cual agarran todo lo que toca las palmas de sus manos o las plantas de los pies. Si se le sostiene por el vientre junto al agua, el bebé nada. Muchos de estos reflejos se pierden con el tiempo. El cuerpo humano tiene 270 huesos al nacer, que se funden y se quedan solamente en  206.

 

Parece que estamos acostumbrados a empezar de cero, no por mentalidad, sino por obligación. Nuestros recuerdos se funden también, hasta quedar algunos distorsionados, perderse en el mar de la memoria o magnificarse y ponerse en un pedestal, cuando ya no son ni la sombra de lo que fue. Se nos van queramos o no, como arena del mar, o se enquistan en la rutina diaria recordándonos quiénes son y que no van a volver. Como las fotos, son diferentes a la realidad, una realidad ya inerte con la cual solo guardan un extraño parecido.

 

 Las personas, como los dientes, nos son arrancadas o permanecen, con o sin desgaste, hasta el tiempo de la prórroga. No hay nada que no haya sido pensado en esta suerte de tablero de ajedrez.

 

Nuestro cuerpo y nosotros mismos estamos hechos de capas, las mismas que permiten que mostremos solamente una máscara. Aquello que los demás ven de nosotros es incompleto, como lo es nuestro propio autoconcepto;  son solo piezas de un rompecabezas  que nadie está dispuesto a terminar del todo.

 

Desvestirse, romper un silencio, tirar una piedra a un lago, alterar aquello que nunca fue inmutable. El placer de vivir en un castillo que se sabe en ruinas.

 

Procesamos la comida como el desengaño, el orgullo, la derrota, la soberbia, emociones pasajeras que se superponen devolviéndonos una imagen grotesca que nos habla de nuestra propia deformidad.

182 millones de litros de sangre bombeados en una vida. Impulsos nerviosos en la autopista del cerebro. Cabellos barridos, como Satán expulsado del paraíso;  hojas caídas, peinadas por el aire. Y  preguntas.  Sobre todo preguntas sin respuesta.

 

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: