La piedra es una rana

 

 

Esperando a que las señales se decidan,

guiándome con sintonías,

reflejando el ego de mi conciencia perdida en facetas escondidas.

 

Camino sobre el agua,

salto en el tiempo,

escribo con fuego,

vuelo despacio,

anhelo mi espacio,

sigo mi naturaleza,

encuentro en el cielo la paciencia,

caigo en la incógnita de mi existencia. 

Ya no soy lo correcto entre el nexo y la apariencia,

he vuelto a ser la verdad de mi esencia,

ya no hay miedo que se venda,

el rechazo se vence,

el alma me convence

por fin amo el presente,

la vida no es lucha,

respirar no compromete,

morir no es el fin

Y nacer tan solo es volver.

 

 

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: