Instrucciones para echar                  de  menos

 

Piense en las cosas antes cotidianas que hacía con ella: desayunar tranquilamente un domingo, salir a pasear por el río, compartir la casa y el tiempo, los gastos y la vida,... Piense en situaciones y en anécdotas de gente que sólo ambos conocen y que con ninguna otra persona tenga sentido actualmente comentar. Relacione las canciones, aromas y sensaciones que le surjan ahora con experiencias vividas juntos y conéctelas directamente con el centro mismo de su pena. Haga sonar sin previo aviso en su cabeza su voz y su risa. Tenga ocurrencias que harían reír cómplicemente a la otra persona y que no puede ahora contarle. Encuentre en el oscuro cajón de los calcetines uno suyo, de colores, y además sin compañero. Piense que será la próxima persona que va a doblar la esquina. O la siguiente, o la siguiente. Sienta su cuerpo de usted cubriéndole a ella el suyo intensamente con un abrazo. Haga la operación inversa durante un rato y repita este ejercicio varias veces. Sienta que está ahí con usted, o crea que podrá verla si lo desea en los próximos 5 minutos y, muy importante, dese luego cuenta de que no. Recuerde vivamente su mirada, la que tenía más dulce. Tema los atardeceres y los encuentros casuales. Camine por la calle cabizbajo, mirando al suelo. Esté ausente, irascible, distraído. Siéntase entero, fuerte, que lo ha superado, sonría de nuevo a la vida y luego, súbitamente, sin previo aviso, llore patéticamente y sin remedio ante desconocidos. 

                                             

                                                                                    Jorge Castillo Jiménez

 

 

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: