TIC TAC

 

 

El mundo se podría resumir

A un simple sonido:

El del tiempo.

Sin embargo, 

La vida suena menos monótona,

Y preferimos callar el 

tic tac 

del reloj 

Por una droga más excitante.

 

Yo tenía un reloj en mi habitación 

Que acabé reventando a cabezazos.

Como lo oyes.

Ponía música a tope,

Bailaba sin cesar 

Y gritaba la letra como si mi vida

-qué curioso-

 fuese en ello.

Los vecinos me llamaban la atención 

Y tenía que apagarla.

Y el muy cabrón estaba ahí,

Otra maldita vez

Tic

Tac

Tic

Tac.

 

Y otro día

Quedaba con mis amigos 

E íbamos al cine,

O a dar una vuelta por Madrid

Y perdernos por sus calles.

Sonaban risas,

Y besos,

Y artistas callejeros,

Y voces que llenan pechos,

Y los pitidos de los coches. 

Y cuando el día caía;

Llegaba la noche.

Volvía a casa y 

Ahí estaba.

Tic

Tac

Tic

Tac.

 

Como dije al principio,

Preferimos una droga más excitante,

Pero cuando realmente 

Apagas el mundo 

Y piensas en la vida

Lo único que escuchas

Es 

Tic 

Tac

Tic

Tac.

Y sólo tiene un significado 

(O al menos para mí);

Vive.

 

 

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: