Carta de despedida

 

Querido amigo:

 

Cuando estés leyendo te habrás dado cuenta de que no voy a acudir a nuestra cita. No te preocupes, no me he olvidado de nuestro aniversario, simplemente estoy de vacaciones en algún lugar que no te desvelaré, no vaya a ser que vengas a buscarme.

También habrás visto que me dirijo a ti como amigo, y que atrás ha quedado el tiempo en el que para mí fuiste algo más.

Lo sé, tal vez esta es una manera cobarde de decirte adiós, pero a veces cuando se toman decisiones hay que actuar de inmediato y sin mirar atrás.

Te estarás preguntando qué ha sucedido, cómo he podido fallarte en un día tan señalado. Muchas son las razones por las que no he acudido a tu encuentro, pero la principal es que me he cansado de que me utilices. Estoy cansado, o más bien harto. Han pasado los años y nada ha cambiado nunca. Solo eres amable cuando a ti te apetece, solo sonríes cuando a ti te viene en gana, y solo me abrazas frente a tus amigos y familia cuando tú y solo tú consideras oportuno.

Yo siempre he estado a tu lado, he intentado que despiertes con una sonrisa cada mañana, que mires al mundo con alegría, que te sientas enamorado cada día de nuestras vidas. Para mí todos los días son buenos para escuchar esas canciones de amor y paz que a ti te da por escuchar únicamente en estas fechas. Yo siempre he estado ahí, y tú solo de cuando en cuando, de año en año, te das cuenta.

Lo siento, pero han sido muchos años intentándolo y ya es tarde.

 

Te deseo de corazón que encuentres quien te haga soñar cada día.

 

Siempre tuyo,

 

Espíritu de Navidad

 

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: