Day and Night

 

    Éramos el día y la noche. Yo no sé porque la quería, ella se preguntaba de donde salía tanto amor por mí. Pero cuando ella subía, yo la esperaba bajo y si ella bajaba yo me subía.

    Cuando quería amar, yo solo pensaba si ella me amaba, me encontraba distante, pensando que quizás era un espejismo, quizás se trataba de un solo momento de duda, pero la duda corrompe, y nos corrompía.

     Pero cuando nos encontrábamos en la cama, desnudas nuestras defensas, cuerpo contra cuerpo, almas trémulas de tanta pasión, cuando rendíamos nuestras murallas, cuando nuestras dudas se disipaban, éramos dos seres que se convertíamos en uno, y de aquellos dos ya no se sabía nada, de aquellos desencuentros nacidos del miedo a perder, nacían miradas en ojos que nunca acababan de descubrir al otro... Y entonces, nada de lo que nos separaba era importante, porque compartíamos un amor tan intenso, que lo demás era efímero, banal, importaba solo nuestro amor.

     Después ya nos comprenderíamos y seguro que nos aceptaríamos. Y si no fuera así, solo con compartir toda la vida dentro de ella, y ella dentro de mí, para qué necesitábamos  más....

 

 

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: