Nena, escapemos de esta            sociedad enferma

 

¡Escapemos nena!
Lejos de la codicia de los pueblos, de la aglomeración errante, de lo superficial, de sus horarios y honorarios. ¡No caigamos en el abismo de la barbarie!.
Huyamos de la monotonía que ejerce presión en el día a día, escapemos de sus normas domésticas, tan obsoletas, tan putrefactas, tan caducadas y decadentes.
¡Nena!, Alejémonos de todo bien y de todo mal; Vivamos en la cabaña, cerca de las montañas, donde está el lago que te gusta, ese que me mostraste cuando lo tenías de fondo de pantalla, ¡Hermoso paisaje!

...Que la masa se quede en esas casas tan idealizadas y estructuradas, que se queden con su venganza camuflada de justicia, que se queden con sus dioses y profetas, y con su absurda política... que destruyan el mundo sí les apetece, pero que no nos molesten.
Tú estás completa, y yo completo, podemos ser un gran complemento sin sometimiento, ni culpa, ni resentimientos.
Entreguémonos al placer de la carne, y del espíritu, deja que me embriague de tu saliva, de tu sudor, de la fuente de tu entrepierna, esa que emana vida, la aurora del éxtasis, el elixir de la eterna juventud. 
Devorémonos como el Águila y la serpiente, hagamos el amor entre las flores, y que la luna y el firmamento sean testigos de nuestro triunfo en esta unión; Sin sus leyes que asesinan nuestra locura, sin su moral que censura el deseo y los instintos más placenteros.
Seremos dos salvajes en locomoción huyendo de la rutina de una sociedad enferma, creando nuestros valores, sumergidos en la odisea, creando primaveras, seremos dos griegos, dos polos opuestos pero con la atracción del imán y el hierro.
Con clamor te digo ¡Nena, Escápate conmigo!
Y que nada nos detenga, mientras tú contemplas las estrellas yo contemplo, y elogió tu belleza, ¡Qué obra de arte más perfecta!
Por eso nena, que el pretérito se extinga y que sólo exista el Hoy, huyamos del ocaso y abramos paso al amor, a la emoción sin represión, a la inspiración sin determinación, a la danza bajo la lluvia sin los ojos del juez espectador, porque cada día es un nuevo escape a la senda de nuestra imaginación. 

 

 

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: