Fotografías

 

El tiempo se desvanece

como un interrogante perpetuo

y transforma mis emociones

en fotografías descoloridas.

 

Recuerdo los buenos momentos

que compartimos hace años,

éramos jóvenes e ingenuos

y pensábamos que habría esperanza.

 

Ahora comprendo la verdad:

nunca tuvimos la oportunidad

de corregir los errores

que ambos cometimos.

 

Mientras los años trazan una cruel

distancia que nunca debimos romper;

ambos sabíamos perfectamente

dónde se encontraba la línea divisoria.

 

No queda tiempo para arrepentirme

de todas las confesiones que compartimos,

no queda tiempo para extrañar

la ternura que experimentaba contigo.

 

Solo lamento, profundamente,

no haber aprovechado las oportunidades

que me ofreció el destino a tu lado...

es demasiado tarde para retroceder mis pasos. 

 

 

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: