Despertar de una mañana                    de Enero

 

 

Aquel día la mañana entraba perezosa en mi vida. Me encontraba resguardada bajo las capas de la tarta de mi cama, las sábanas, las mantas, el edredón. ¡Se estaba tan calentita!

 

Fuera me esperaba la jornada más fría de ese Enero que intentaba helarme hasta el alma.

 

Pi-pipipipi-pi pipipipi ¡oh! El despertador anulaba el hechizo del sueño. Alargo la mano, lo apago y le detesto. Estaba a punto de darme un beso. El despertador es el culpable de todos los sueños rotos y las malas caras mañaneras. Con ese beso  el despertar, encontrarme con el mundo habría sido perfecto.

 

Saco una mano, luego la otra, me destapo, abro un ojo, el otro, me incorporo. Ya estoy despierta.

 

 No hay sol, tan sólo nubes negras que auguran un día nada apetecible. Es demasiado temprano, y ya hay gente. Observo el hormiguero humano desde la ventana. Me quedo pensando, ¿qué  tipo de hormiga soy?

 

Paso a la acción. El tiempo pasa. Se hace tarde. El tiempo no perdona. Pequeño torturador infame. Salgo por la puerta dispuesta irremediablemente a enfrentarme a un nuevo día.

 

En el autobús mientras oigo mi música, pienso en el beso y me digo esta noche me lo darás.

 

 

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: