Venganza

 

Y ahora se pone a llover... Pareciera que alguien o algo quisiera dotar de más dramatismo a esta noche. Nunca he creído en las casualidades, y mucho menos después de los recientes acontecimientos que han marcado mi vida. Aún no asimilo que todo esto vaya a terminar de una vez por todas. Todo este tiempo pensando única y exclusivamente en cómo conseguirlo; cómo llegar hasta aquí sin perecer en el intento. Todos esos días, todas esas noches, todas esas horas escondido en ese mugriento y maltrecho cobertizo, sin esperanzas de lograrlo, confiando en que el destino, como por arte de magia, pudiera colocarme exactamente donde estoy ahora.

 

           Pero todo tiene un precio, claro. Si de verdad he recibido esa ayuda divina para poder conseguir mi objetivo, el precio a pagar va a ser muy elevado. Bueno, todo dependería del valor que se le diera a la vida, porque si algo he aprendido, es que el valor de la vida fluctúa como la moneda, variando a cada momento. Ahora mismo podría afirmar que el precio que voy a pagar por estar aquí junto a la escoria causante de todos mis males es una ganga, porque mi vida ya no vale nada. Él se encargó de hacérmelo entender y de comprender que era inútil luchar por recuperarla. Pero lo que seguramente jamás se imaginó es que eso fue, precisamente, lo que me dio el valor y las fuerzas de emprender este arduo viaje.

 

Si mi vida no valía nada… entonces… ¿qué iba a perder por intentarlo?

 

           El hombre que tengo delante ha sido mi entera obsesión desde aquel maldito día en que todo se truncó y nada volvió a ser lo mismo. Pero aquí le tengo, tumbado en posición fetal, mirándome fijamente con ojos aterrorizados e intentando mascullar súplicas tras una mordaza tan apretada que le hace babear constantemente. No me importaban ni el lugar, ni el momento. Tan sólo quería tenerlo a mis pies y a mi merced. Se lo merece, al igual que yo no me merecía lo que me hizo. Ahora es cuando todo termina y puedo marchar en paz. Por fin.

 

 

Contacto

Correo electrónico:

info@revistacheshire.com

Revista Cheshire en redes sociales: